fbpx
Saltear al contenido principal

El poder transformador de un virus: ¡La excelencia en la gestión es imprescindible!

Si usted tiene consultas sobre tecnologías de gestión que pueden ayudar a superar la problematica actual, contáctese con nosotros que gustosamente lo ayudaremos.

«Aprendizaje e innovación» es uno de los 8 fundamentos universales de la buena gestión. Los otros 7 son:

  • Liderazgo transformador.
  • Pensamiento sistémico.
  • Compromiso de las partes interesadas.
  • Desarrollo sostenible.
  • Orientación a procesos.
  • Adaptabilidad.
  • Generación de valor.

La plataforma MEG para la excelencia en la gestión, de FNQ, Fundación Nacional para la Calidad de Brasil, por sus siglas en portugués, aboga para que el camino de la excelencia, en cualquier esfuerzo humano, pase por el equilibrio de los 8 fundamentos, porque todo tiene una relación de interdependencia, causa y efecto.

Lo que estamos pasando en este momento, con el brote de COVID-19, sugiere que hemos descuidado la gestión, dejando de lado los fundamentos y el aprendizaje de las crisis, que ya hemos pasado, y, con eso, dejamos de innovar en posibles soluciones.

El hecho es que, sometidos a la aceleración que la evolución tecnológica nos ha impuesto, nos enfocamos al 100% en transformación digital y olvidamos que el mundo analógico continuaba existiendo.

Creamos productos y plataformas digitales para obtener más beneficios, a cualquier costo, concentrando la riqueza en manos de unos pocos, persiguiendo ciegamente «Market Share» y no «Compartir el Mercado”, con poca consideración por el bienestar colectivo y el equilibrio global. Dejamos de tomarlo en serio y de tomar acciones efectivas, y no de fachada, de la boca para afuera, los cambios climáticos, la sostenibilidad, las desigualdades, nuevo perfil laboral, la contaminación, las muertes y discapacidades de motociclistas y ciclistas de repartos, los feminicidios, el trabajo esclavo, los trastornos psicológicos infantiles, la corrupción y la escasez de alimentos, entre otros. Todos los elementos del mundo analógico, por cierto. «Preocupados» con la velocidad del mundo, fuimos víctimas del engaño de que la tecnología resuelve todo y que la «Transformación digital» sería la panacea para un mundo mejor. No hay duda de que facilita, pero eso no es todo.

El mundo daba señales de que era hora de reflexionar sobre el todo. Era necesario actuar de una manera más estratégica, sustentable y transformadora, mirando a todas las partes interesadas, analizando los procesos y preparándose para adaptarlos, de manera proactiva, basado en las lecciones aprendidas y las realidades y tendencias de los nuevos escenarios, buscando resultados económicos, sociales y ambientales de forma equilibrada.

No podemos olvidarnos de que la economía mundial es un sistema cerrado; si algunos ganan es porque otros están perdiendo. Una mirada al PIB de los diferentes países lo demuestra. El crecimiento del PIB mundial es pura ilusión. La economía mundial se basa en un concepto impreciso, que no tiene en cuenta muchos factores importantes. Calculamos el valor de mercado de las empresas, pero no somos capaces de incorporar externalidades ni acciones para erradicar la miseria, en varios países de África, Asia y las Américas, en la fórmula de evaluación. ¿Al final, qué Valor de Mercado es éste?

El hecho es que el Universo es soberano y siempre encuentra una manera de restaurar las cosas para equilibrarlas de acuerdo con sus propias leyes, cuando éstas son alteradas de forma irresponsable, indiscriminada, egoísta e individualista.

Aquí es que surge el Nuevo Virus Corona para dejarnos en casa con nuestra, muchas veces, renegada familia, en nuestros exilios voluntarios o recomendados, reflejando poderosamente, sin la locura exponencial que paraliza nuestra capacidad de pensar, analizar y actuar sistemáticamente, mirando a todas las partes interesadas, esperando el colapso de la economía mundial que ya está tomando forma. Ahora sí, ha llegado el momento de innovar, no en los modelos de negocio orientados exclusivamente al lucro, sino en la gestión, buscando alternativas sobre cómo sobrevivir en la escasez, cómo distribuir lo que existe colectivamente y en paralelo detener la propagación de Covid – 19. ¿Dónde está esa innovación?

La buena noticia es que las herramientas de administración están disponibles universalmente, a través de Modelos de Excelencia en la Gestión, ampliamente conocidos. Es una cuestión de unión de esfuerzos, desprovistos de vanidades individuales e ideologías políticas, aprovechando las lecciones aprendidas con humildad, sin buscar culpables, y entonces comenzar la acción. La única manera de salir de esta situación es cada uno asumir su papel como Líder Transformador, todos comprometidos por una causa mayor: el bienestar de las personas. Es lo que nos queda por hacer.

¡Comience ahora, ya que no hay más tiempo que perder!


Autor: Jairo Martins – Vicepresidente de FCMF (Fundação Casimiro Montenegro Filho) – Fundação de Apoio ao ITA (Instituto Tecnológico Aeronáutico)
São Paulo – 20 de marzo de 2020

(Traducido al castellano por Gonzalo Blasina)

COMPARTIR:
Volver arriba